Tanto como las que anhelo

Últimamente me da por pensar muchas veces que la vida es demasiado corta, y esto podría dar lugar a un post largo, lleno de pequeñas y grandes historias de por qué pienso tal cosa desde hace ya varios meses hasta ahora, historias tristes con final triste, historias tristes con final feliz e historias felices que no quiero que tengan final. Pero prefiero dejarlo a vuestra imaginación y dejarme de filosofadas baratas.

Este pensamiento, que podría ser un  triste y angustioso, se ha convertido en un canto a la vida, a un aumento de las ganas de vivir, a la promesa de no renunciar a nada, disfrutar del día, de la noche y del sueño y de amar todas las cosas bonitas que una se encuentra todos los días, porque hay demasiadas cosas feas para ignorar las que no lo son.

Y como promesa, amar las cosas que tengo tanto como las cosas que anhelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s