Es posible

Mi único consuelo – por así decirlo – es dejar prácticamente todas mis decisiones en manos del destino. Que sea él quien decida por mí, que yo ya estoy cansada de equivocarme, de forzar, de arriesgar, de inclinarme por una u otra cosa. Yo me dejo en manos del viento, que él me lleve donde quiera, donde tenga yo ahora que estar. Puede que sea aquí, puede que sea muy lejos, puede que sea en algún sitio en el que ya estuve – y muy agusto, por cierto -. Pero que sea él, que yo ya no tengo fuerzas para asumir más errores. Que ya no quiero preguntarme más noches por qué tuvo que pasar una cosa u otra. Por qué lo soñé. Por qué no lo impedí. Por qué me ha traído hasta aquí. Qué hago aquí. Quién soy. Por qué. Si me gusto. Si me cambiaría. Si desaparecería. 
Admito que observo con cierta pena cómo la vida pasa ante mis ojos. A veces me apetecen cosas que no tengo. A veces quiero ser la loca que fui y dejarme llevar. Pero de repente me freno y me digo “no es el momento”. Y dejo que la vida siga con la desolación de haber dejado en mi camino cosas que sí formaban parte de mí y haberlas cambiado por otras que no había experimentado hasta ahora. Pero por algo será. Lo bueno – o eso creo – es que mi corteza empieza a resquebrajarse, y aunque sigo enfrentándome a todo sin miedo al dolor – porque creo que aún sigo inmunizada – descubro que la ilusión se mete entre mis huesitos poco a poco, por unas u otras cosas y, aunque no me lleve a nada, disfruto de esa sensación. Porque ya se me había olvidado. Porque es bonita. Porque me gusta – aunque lo deje para lo platónico-. 
Es posible que algo imposible vaya a suceder. Es probable que algo muy poco improbable pase y me ponga delante de una opción c que no barajaba en absoluto. Y también es posible que, aún teniendo todo en contra, todo funcione. Porque el destino es caprichoso, y yo también. 
Anuncios

One thought on “Es posible

  1. Hay que asumir que que la realidad sucede por algo. No hay otra opción. No vale mirar para atrás y pensar en lo que pudo ser, porque somos y lo que tenemos que ser y estamos donde tenemos que estar. Así que lo aceptamos y, como todo lo que conlleva aceptar algo, le ponemos alegría y palante, ¿no?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s