En busca de inspiración

– Puedes escribir sobre una gallina zombie 
– ¿No te parece que eso está muy visto ya? 
– Bueno, depende del enfoque que le des 
– Interesante. Continúa
– Bueno, puedes escribir sobre una gallina zombie vegetariana a la que le den miedo las personas con perilla. O los pelirrojos. O las que usan un 39 de pie
– ¿Vegetariana? 
– Sí, que en lugar de cerebros se alimente de amapolas, que es la época 
– Ahá, ¿y cuál es su drama? 
– ¿Te parece poco drama ser zombie y comer amapolas? 

– No es suficiente para construir una historia, eso es simplemente el planteamiento. Con eso no lleno ni dos páginas 
– Pues puede ser intolerante a todas las flores que no sean amapolas. Y daltónica. 
– Sí 
– Venga, hila tú 
– Supongo que debido a su enfermedad un buen día confunde una amapola con otra flor que le causa una reacción letal. Pero ya es zombie. ¿Puede una gallina zombie morir por intoxicación alérgica? 
– Claro, es tu cuento. Tú pones las reglas. Los vampiros se mueren con el ajo porque un buen día alguien lo decidió así 
– Bien, pero entonces será una historia triste. No quiero historias tristes. No quiero que la gallina muera. No necesitamos más Satines
– Entonces que ascienda un nivel
– ¿Cómo? 
– Pues que se convierta en una gallina superzombie 
– ¿A lo superhéroe? 
– Pero sin superpoderes 
– Entonces no es un superhéroe 
– Te repito que tú pones las reglas 
– Estas reglas son estúpidas e incoherentes 
– Puede que al comer otra flor que no sea una amapola se vuelva una gallina mala que quiera asustar a los cristianos que asisten a la Iglesia los domingos a las abduccciones 
– Querrás decir abluciones 
– No, que se hagan abluciones en una Iglesia es algo totalmente normal y no es eso lo que necesitas en tu historia 
– ¿Ah, no? 
– Por supuesto que no 
– Pareces tener muy claro lo que quiero 
– Para eso soy tu gato, te conozco mejor que nadie. Recuerda que te miro mientras duermes. Y mientras te duchas. Y mientras escribes nuestro diálogo 
– Es verdad. Por cierto, ¿tú desde cuando hablas? 
– Desde que necesitas no hablar sólo contigo misma, que te estás volviendo majara.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s