La maldita era Zuck

Hoy vengo a desvelaros un misterio que sé que a muchos os va a dejar ojipláticos: hay cosas que suceden a pesar de no ser radiadas por Facebook o Twitter ni ilustradas en Instagram. Tomaros vuestro tiempo para interiorizar este planteamiento. Sé que es duro, probablemente muchos esta noche no podáis dormir y en los próximos días no os apetezca ni hacer una mísera foto a los alimentos que vais a ingerir. Os sugiero, a fin de hacer un poco más llevadero el shock, que salgáis al balcón y gritéis. Puede ser un típico aaaaaaaaa, un juramento en arameo o un “jerónimo”. Si optáis por este último no os lancéis al vacío, que sé que es lo que pega inmediatamente después: esto no es para tanto, de verdad. Se puede superar. 
Hecho esto, podéis volver a entrar en casa, comer helado de pie delante del fregadero sin apenas masticar ni dejar espacio temporal entre cucharada y cucharada, arrastraros por el pasillo dando algún que otro puñetazo al aire o a quien os crucéis, levantaros del suelo -a ser posible soltando alguna lagrimilla- y dar ocho o dieciséis vueltas a la mesa del comedor mientras os arrancáis pelos de donde queráis. Una vez cumplido el ritual, podéis volver y seguir leyendo. No tiene por qué ser hoy, tomaos vuestro tiempo. 
Bien, volvamos a empezar. Sedice-secomenta-serumorea que hay cosas que pasan sin aparecer en las redes sociales. Como lo oís. Parece inverosímil pero así es. Sí, sé que muchos de vosotros diréis: si no aparece en la sección de noticias de mi Facebook o en mi perfil de Twitter eso no ha sucedido jamás. Hubo un tiempo en el que yo estuve a punto de caer en esa espiral engañosa y maligna, pero me di cuenta de que yo misma hacía muchas cosas que no tenía necesidad ninguna de contar a nadie (ni siquiera en esa comunicación tan obsoleta face to face) pero que aún así sucedían… ¿o no? Entonces empecé a pensar en ello: ¿somos sólo lo que contamos? O peor aún, ¿somos sólo lo que vomitamos ante un montón de gente a la que previsiblemente nuestras vidas le importan una mierda? ¿O directamente somos aquello que el resto se encarga de pensar que somos a partir de un montón de mierda que no deja de ser incontinencia verbal y postureo? ¿Qué parte de nuestras vidas es real y qué parte es un videojuego? ¿Esto está pasando o es un sueño de Resines? ¿Qué somos? ¿¿¿Qué narices somos??? 
Sí, mis dudas existenciales tienen 0 de novedosas y originales. Y además hace un tiempo ya que la especie humana tiene este tipo de cuestiones superadísimas y vive feliz en su ignorancia. ¿Por qué ocuparse de estos dramas si podemos dedicar nuestro tiempo a comentar cuestiones tan sobradamente trilladas como que Espinete se pone pijama para dormir y sale en bolas a la calle? Teniendo este tipo de inquietudes es evidente que no queda tiempo vital para estar pensando si somos Sims o qué pistacho hacemos aquí. 
Pero llegó la era Zuck y vidas enteras quedaron reducidas a unas cuantas actualizaciones. Y volvimos al pensamiento filosófico, como no podía ser de otra manera, y a pensar en la típica paradoja del árbol que cae en medio de un bosque vacío: ¿hace ruido? ¿Para que el ruido se produzca necesita necesariamente de un oído que lo registre? Yo honestamente he de admitir que siempre he pensado que sí, que hace ruido a pesar de que no haya nadie para corroborarlo y tuitearlo con alguna etiqueta estúpida. Un árbol que cae, suena. Y punto. Entonces…¿hay vida más allá de Facebook o Instagram? ¿Es el postureo la piedra angular de nuestras existencias miserables? 
Yo quiero romper una lanza en contra de este modo de vida que nos ha reducido a una foto de perfil y un par de posts chorras, y que que ha condenado al olvido tantos juergotes, frapuccinos del Starbucks y pies felices en arena de la playa. Amigos, no sé vosotros, pero yo soy algo más. 
Un minuto de silencio por todas las paellas que no han sido retratadas con un filtro vintage, por todos esos gin tonics que no han aparecido en ninguna biografía y por todos esos libros que han sido leídos y todas aquellas series y pelis que han sido vistas sin que nadie dijera ni mu sobre ellas en público (virtual, se entiende). 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s