iCani

Hoy quiero confesar (que suena muy folclórico) mi verdadera naturaleza. No tiene nada que ver con comer algo pasada la medianoche, ni con cabinas telefónicas que funcionan como vestuario ni con ser la madre de los hijos de algún ñoño cuentacuentos. Nada de eso. Simplemente soy iCani. Podría ser cani a secas, pero tampoco es para tanto. Tengo un par de títulos académicos que me eximen de pertenecer a tan ilustre categoría urbana, intento escribir sin faltas de ortografía y mi presencia en Tuenti duró poco más de un año (y de eso hace ya mucho tiempo). Pero tampoco me da para más. No he sido nunca la más lista de clase – sospecho que a estas alturas de la película jamás lo seré- y he coleccionado aficiones muy alejadas del mundillo bohemio-cooltureta. He leído Crepúsculo (sí, los cuatro libros…), me enganché a QQCCMH (y lo pongo en siglas para ser aún más freak y hacer que los que no sabéis lo que es corráis a buscarlo a San Google y os llevéis la sorpresa), me encanta comprarme revistas tontas de vez en cuando, envidiar los cuerpos anoréxicos y la capacidad pudiente de quienes pueden aspirar a seguir los outfit que se proponen entre anuncio y anuncio y sobre todo me encanta salir por las noches, beber cerveza y hablar de tonterías sin citar a ningún autor ni corriente epistemológica.* Así soy yo.
Intento engañar a mi cuerpecito con grandes dosis de café, aislamiento y algún que otro cigarrillo. Me pongo mis gafotas de chica hipster inteligente y me armo de bolígrafos, cuadernos, libros y post it en los que apuntar ideas súper reveladoras y referencias a cholón, y oye, con tanto postureo acabo engañando un poco a mi cerebro tontito y algo sale. Pero es posible que la vida de doctoranda no sea para mí. Llamadme loca –o mejor, llamadme iCani- pero yo a veces necesito dormir, comer, respirar un poquito de aire fresco polución, relacionarme con otros seres humanos y escribir tonterías como esta sin necesidad de consultar mil fuentes, citar según las normas de la APA ni reflexionar cualquier concepto durante horas. Manías tontas que tiene una. Desconozco la bibliografía de ese autor escandinavo tan imprescindible al que sus vecinos ni saludan, no estoy al día de la filmografía de ese director de brasileño que es una institución en su barrio, no domino el hebreo como para revisar ese artículo indispensable si quiero hablar de algo de lo que aún no tengo ni repajolera idea y sobre todo no puedo leerme 3 libros, ver dos pelis, analizar todos los posts al respecto desde 2010 hasta hoy, escribir cinco artículos reflexivos sobre otros temas que no tienen nada que ver con el mío (pero que ya verás que luego está todo conectado, tú ten paciencia), elaborar un primer esbozo del proyecto al que acompañar un guión, un guión del guión y una guía para entender el guión del guión, hacer las anotaciones pertinentes a ese otro libro que hay que reescribir conjuntamente y diseñar una nueva web con su estrategia de comunicación correspondiente EN 3 DÍAS.
*No he querido ahondar en hobbies en los que intervengan gatetes porque no acabaríamos jamás y no es plan de que se lleven el protagonismo siempre.
Anuncios

One thought on “iCani

  1. Lo he buscado. Lo de las siglas, digo.

    Pues yo no creo que seas iCani, igual es porque no lo he entendido bien, sigo pensando que eres una moderna entregada al postureo. Y puntoyastá.

    Y luego, en otras cosas, que eres humana. Bieeeen. No está de más demostrárselo una a sí misma a veces 😛

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s