Disimulando

Supongo que en algún momento entre aquel domingo y el de hoy he cambiado hasta no reconocerme.
Vuelvo y me revuelvo, pero lo cierto es que ya no recuerdo su olor, ni su voz, ni sus ojos, ni su lengua, ni su manera de hacerme sentir única. Ya se me han olvidado nuestras costumbres, sus manías y mis neuras, que formábamos un tándem perfecto y que me anulé a mí misma por amor. Sin embargo, sigue clavado en mi espalda, a un lado de la columna vertebral, agarrotado, hundido hasta lo más hondo, hasta los pulmones, entre las costillas, aplastando mi respiración. 

Anuncios

One thought on “Disimulando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s