Nómada

Llevo toda la semana soñando que tengo que mudarme de casa. No parece haber ninguna prisa pero, como siempre, parece más una huida que otra cosa: todo sucede a contrarreloj y me desborda haber almacenado tantas cosas inútiles. Soy sólo yo, un montón de cajas y mis gatos, que permanecen junto a mí como si les hubiera poseído el espíritu de un perro que no necesita correa, que no necesita estar atado para seguir a mi lado. 
No es un sueño que me sorprenda, he tenido esta pesadilla muchas veces, siempre en procesos de cambio, siempre en las semanas previas a una de mis mil mudanzas de casa, de ciudad y de vida. Pero ahora que estoy asentada y parece que lo estaré durante varios meses parece que mi subconsciente me pide a gritos que vuelva a saltar, que llevo demasiado tiempo en un mismo lugar, que mi casa parece “mi casa”, que mis paredes se han vuelto a llenar olvidando que mi naturaleza es inquieta, que tengo un alma nómada, que estoy permanentemente cambiando todo lo que está en mi mano cambiar. 
A veces me angustia no pertenecer a ningún sitio, ni a nada, ni a nadie, pero inmediatamente pienso que es una elección personal, que no puedo ser de un sitio, de algo o de alguien, porque soy libre y libre quiero ser. Quizá por eso en mis sueños sale el látigo del subconsciente que me dice que llevo más tiempo del “habitual” en el mismo trabajo, teniendo las mismas angustias, besando los mismos labios, creyendo en las mismas mierdas, llorando por las mismas penas. Que yo no soy de esperar a que me expulsen, que yo siempre me despedí mucho antes de agotarme, que quizá ha llegado el momento de buscar un lugar agradable cerca del mar, o una buhardilla fría en una gran ciudad que remate mi ansiedad o cualquier otro sitio que deje que mi corazón se ablande y descanse.
Anuncios

One thought on “Nómada

  1. Si ya sientes la llamada, ¿cómo está tu paciencia?

    Yo conozco un sitio donde se ablandan corazones y descansan las almas, el cuerpo se recupera de los males y la mente se relaja. Pero tienes que esperar hasta agosto 🙂

    (Por cierto, ¿no es bonito ese momento en el que te das cuenta de que, ante todo, eres libre y eso es lo único que no vas a cambiar? Me ha gustado este mucho más que el de ayer 😉 )

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s