Vuelve a romper

Imagino que tiene que haber un tope, al menos con la misma persona

¿Cuántas veces vamos a romper?
Y cuántas será sólo cosa mía.

¿Cuántas veces voy a repetirme que no voy a pensar más en él, ni a imaginar cómo hubiera sido todo si él (me) hubiera querido?
Y cuántas de estas veces seré consciente de que, mientras yo le doy vueltas, él ni se acuerda de mí.

Debería estar más que acostumbrada, conocer la rutina: evita estar desocupada – vuelve a tus cosas -; no entres en la redes sociales y mucho menos en su perfil; no esperes cada palabra o gesto para analizarlo y llegar a una destructiva conclusión – notequierenotequierenotequiere -; no malgastes tus energías en desear(le).
Recuerda que, en realidad, tú no buscas a nadie que te trastoque y que hace tiempo que crees que el amor no es esta punzada en el estómago, que echar de menos es absurdo y que se puede vivir sin casi todo (sin casi todos). Como te han dicho, si él te quisiera, tú saldrías corriendo, así que imagina que es así, que quiere pasar la vida contigo, acurrucarse los domingos en el sofá, despertarte con un beso en la nuca cada mañana, follarte en la cocina mientras preparáis el café, escribirte mensajes desde el curro que sólo digan “preciosa”, llamarte para preguntarte cómo estás o por el placer de escucharte, así de simple. Imagina esa vida horrible y olvidate de él.

Vuelve a romper. Y a ver si es la definitiva. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s