En el abismo

Estoy agotada de pensar en las expectativas, de leer textos tristes que me dicen que no voy a ser lo que soñaba ser y de escuchar en canciones que, cuando te haces mayor, se acaba la magia. Estoy infinitamente cansada de sentirme tan cansada de vivir, de esperar lo que no llega, de querer hacer planes a largo plazo – digamos, 5 meses – y no poder. Estoy hastiada de poner a conversar a mis defectos con aquello que llamaron mis sueños y que termine en una batalla campal destructiva. Estoy aburrida de tener que lidiar con la angustia en mis entrañas, con el qué pasará, con mis vicios y virtudes, con todo aquello que debería haber hecho o sido, con todo eso que ya nunca haré ni seré.

Soy como un pescador desesperado que solo quiere atrapar lo que sea, ya da igual si es un pez o esa bota que vive en el fondo del mar. He lanzado tantas redes que a veces me olvido incluso de que tengo que recogerlas para comprobar que sí, que siguen vacías. No es momento de esperar nada de nadie, no es momento para la esperanza, no es momento para confiar en que todo va a salir bien.

Hoy tengo la certeza de que todos mis anhelos, creencias y aspiraciones están bailando sobre un precipicio sin importarles lo más mínimo si caen al vacío o resisten en la cuerda floja. Es curioso cómo cuando te encuentras en el abismo solo se te ocurre mirar hacia abajo y hacer un cálculo rápido de cuánto tardarás en estamparte contra ese suelo que ni ves para que todo esto acabe de una vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s