¿Por qué nosotros no tenemos un chalet?

Cuando era pequeña y mis padres tenían que trabajar en verano, por las tardes solían llevarnos a la piscina de una urbanización donde veraneaba un amigo suyo. Desde entonces el olor a cloro me pone feliz.

Nosotros íbamos desde nuestro piso en la ciudad en el Volkswagen Jetta color cereza de mi padre. Nunca salíamos antes de las 5:30 o 6, porque había que hacer las 3 horas de digestión y, sobre todo, porque la cita de mi padre con el Tour de Francia era inexcusable. Cuando (por fin) llegaba la bendita hora de salir se ponía en marcha el protocolo diario: cargar el coche con las toallas, cremas, libros, los manguitos y la burbuja y, por supuesto, la merienda para reponer fuerzas después del baño que solía ser, por cierto, pan, tomate y un tercer ingrediente procedente de alguna lata de conservas.

La ruta hasta allí apenas duraba diez minutos. Mi hermana pedía a mi padre que nos pusiera música, mi padre nos aburría con Radio Clásica, yo sacaba la cabeza por la ventana y cantaba la canción de Alfred J Kwak hasta que llegábamos al paraíso de los adosados y las viviendas unifamiliares con jardín.

Recuerdo que entonces, con apenas 7 u 8 años, envidiaba todo aquello y preguntaba insistentemente: “¿por qué nosotros no tenemos un chalet?”. Tras los baños y la merendola siempre presionaba a mi madre para ir a dar un paseo por la urbanización y contemplar las casas que nunca tendríamos. Fíjate qué jardín, fíjate qué buhardilla, estos hasta tienen su propia piscina, mira esos tienen 3 perros. “¿Por qué nosotros no tenemos un chalet?”.

Me hace gracia pensar en aquello ahora que me he quitado de la mayoría de los deseos materiales, ahora que no quiero lujos de ningún tipo sin que eso implique aceptar miserias. Ahora que me conformo con mucho menos. Ahora que sé que la felicidad no la da una casa, ni una piscina, ni un coche mejor; que ni el chalet más bonito de aquellos que yo admiraba con la boca abierta compensa vivir la vida junto a quien quieres y que no hay mayor dolor que no poder tener eso (que es, por otra parte, imposible de pagar con dinero).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s