Hay cosas que solo funcionan contigo

Hay cosas que solo funcionan contigo. No me refiero al reloj – que también se ha parado. Como coleccionista de casualidades tengo por costumbre revisar todas las que he creído oportuno ir guardando. No hay ninguna similar, ninguna comparable, ninguna que me guste tanto como esta. A veces – solo a veces, solo una vez en la vida a lo mejor – esto sucede. Lo demás son tropezones, encontronazos en su mayoría etílicos, caídas libres sobre quién sabe qué. Lo demás son migajas, resignaciones, pequeñas condescendencias con nosotros mismos. Lo demás es puro consentimiento, es adaptación al medio, es reconciliación con el miedo.

Es más fácil – siempre lo fue – acomodarse a lo banal, a las horas que pasan sin pena ni gloria, a los planes de lunes a sábado, a los madrugones, a las largas jornadas y a todo eso que nos inventamos en nuestro escaso tiempo libre para sentir que los días cuentan de alguna manera, para no tener fuerzas de pensar en lo que nos falta cada noche, en lo que realmente importa. En las cosas que solo funciona(ba)n contigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s