Cómo

Hay tres momentos de balance en el año: nochevieja, mi cumpleaños y septiembre. En fin de año suelo pensar cómo ha ido el año que despedimos a golpe de campanada, hago un repaso mental de cómo han sido los meses, a dónde he viajado, cuándo he sido más feliz, qué libros he leído. No me culpes: en la tele nos atosigan con repasos de momentos que no nos importan, en la radio revisitan los temas más sonados, los medios escritos se llenan de listas de esto y lo otro. Es casi imposible no hacer el mismo ejercicio con la propia existencia. No me hago propósitos: no soy de esas. Mantengo mi suscripción al gimnasio todo el año, intento comer sano a diario y aunque depende de cómo haya ido la noche puedo prometer no volver a beber no es una promesa distinta a la de un domingo cualquiera.

En mi cumpleaños, que coincide con la mitad de año, prefiero hacer una línea. Marcar lo que no voy a soportar desde ese momento. Lo que quiero dejar atrás con el cambio de edad. Cómo voy a enfrentar la nueva era. Y no, no siempre sale bien, pero a veces necesito mecanismos para poner punto y final.

Inmediatamente después llega septiembre y entonces sí llegan los planes. Dónde estaba el año pasado en este punto, dónde estoy, dónde quiero estar, qué tengo que hacer para acercarme a mi objetivo. Qué tengo que soltar. Cómo voy a hacerlo. En serio: cómo.

Anuncios

One response to “Cómo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s