Uno de esos días

Hoy es uno de esos días, no te lo voy a negar. He llegado a casa tarde, no estabas y me ha parecido mal.

Para ser sincera, hace tiempo que ya ni siento a tu fantasma, el que se queda en el sofá cuando yo me voy a acostar, el que prepara un té en la cocina, el que me coge del brazo y me obliga a volver a la cama cuando vuelvo a la habitación a por el beso de despedida. Creo que se ha ido y ya ni siquiera le extraño. Es ya un desconocido.

A cambio, últimamente he empezado a engañarme con ideas sobre la amistad y el amor que me trago con vino y me quitan el sueño. Son un huracán tan escandalosamente silencioso que no acierto a enfrentar.

Al final no estaba preparada para esto. Es verdad que me venía grande – todavía es así.

Por eso he tomado la decisión de sonreír siempre, pero sobre todo cuando me acuerdo de lo que íbamos a ser, y perdonarme, comprenderte, dejarnos marchar.

Pero, mira, hoy es uno de esos días que te quiero retener, que no te vayas, que no te voy a volver a ver, que me vas a destrozar, que me voy a perder, que me vas a ganar, que me voy a dejar.

Mira, hoy no te vayas. Hoy no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s