Dejar de

Hay un momento en After Life en el que el protagonista dice: “no sé lo que me conviene, solo quiero dejar de estar triste”. Así de simple, ¿por qué adornarlo?

Soy tan desordenada e impaciente que me paso los días intentando trazar una hoja de ruta para esquivar ese impulso tan mío de vivir en permanente huida. ¿Es posible quedarse en algún sitio – el que sea – y paliar los pensamientos rebeldes? En realidad, solo quiero dejar de estar triste.

Soy capaz de permanecer en un mismo punto de de apatía fatal, de entumecimiento visceral, de espera absurda. Puedo acudir al pensamiento suicida, a la no tan larga lista de errores que jamás resolveré, a las fantasías infantiles, al imposible cuento de hadas, y, a la vez, buscar con violencia el cambio, la revolución, el huracán. La tempestad. De verdad: solo quiero dejar de estar triste.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s