En algún momento

Entre tanto, trato de mantener la calma. De lo contrario, enloquecería sin remedio.

Reconozco fácilmente mis impulsos y ese instante en el que se activa un mecanismo que tiene difícil vuelta atrás: si yo misma no soy capaz de controlarlo la mayoría de las veces, ¿cómo pretender que lo consiga otra persona? Delegar no es una opción: yo me curo sola.

Tengo la sensación de que durante el último año he caminado kilómetros y he escuchado música durante horas. He recorrido Madrid miles de veces con los cascos puestos oyendo nuevos discos, revisitando antiguos, cantando las canciones de siempre, llorando de vez en cuando, saltando a la siguiente pista cuando uno de los instrumentos se me clavaba en el corazón. ¿A dónde me lleva esto?

Durante estos paseos he reconstruido viejas historias y – en ocasiones – les he dado un final alternativo, me he visto desde fuera, me he comparado, me he culpado por todo lo que he hecho mal. He visto un futuro a medida, he pausado esta contrarreloj, he deseado muy fuerte no haber llegado a este punto y he apostado a que esto – en algún momento – también pasará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s