Cuando se trata de soltar

Cuando se trata de soltar no soy ninguna especialista. Ya sabes: esto que ya caducó, esto otro que te hace daño, esto que no puede ser. Me digo hasta aquí y oye, que vuelvo a caer. Pero es que cuando se trata de soltar no soy ninguna especialista. 

Tanto es así que haciendo limpieza he recuperado varias camisetas guardadas en una caja un par de años atrás. Pensaba que al volver a verlas su destino sería la basura. Pero no. Decidí lavarlas y enfrentarme a ellas: “¿por qué no las voy a usar?” Pues porque no hace ninguna falta. Pero cuando se trata de soltar no soy ninguna especialista. 

Tiendo tanto a imaginar tantas vidas paralelas y tantos futuros imposibles que buena parte de mí se pasa el día viviendo lo que no le corresponde. ¿Y si todo nos hubiera llevado a este momento? ¿Y si este fogonazo de realidad nos pusiera en nuestro lugar? Hace tiempo que dejé de esperar nada, pero, joder, en realidad lo sigo esperando. Es que cuando se trata de soltar no soy ninguna especialista. 

Nunca defendí lo de un clavo saca otro clavo. Más bien me refugié en la boca del lobo (el corrector ha intentado cambiarlo por loco, que también le va): caliente, conocida, mortal. Está bien cobijarse en un lugar peligroso: lo peor siempre te hace olvidar lo malo. Es más fácil pero al final es lo mismo: cuando se trata de soltar no soy ninguna especialista. 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s