No funciona

“Para ti nada es suficiente” -me pregunto cuántas frases lapidarias habré pronunciado que se repitan de la misma manera que lo hace esta en mi cabeza. Cada vez que me pongo la medallita de exploradora, que digo que soy inquieta como algo positivo, que me pregunto con qué comenzar al terminar algo. ¿Y si para mí nada fuera suficiente? ¿Es insatisfacción, es ambición, es ansiedad? El caso es que no funciona. Está en mi naturaleza, me es inherente y no-fun-cio-na.

Puede que esté buscando en el lugar equivocado. Que haya confundido la dirección una y otra y otra vez. Con la intención de ser paciente y amable conmigo misma me marqué algunas metas benévolas. Al alcanzarlas apenas sentí nada. Me di cuenta de que no eran mías, que eran para los demás. Demostrar, pero siempre desde ese segundo plano de quienes no creen que se merecen lo que tienen (pero sí lo que no tienen).

Rechazo la suerte: me niego a que se lleve todo el mérito. Ni siquiera de mi vacío: cuando me dicen que hay circunstancias que nada tienen que ver con mis acciones no me lo creo. Es el consuelo de los fracasados. No quiero ser una fracasada y por eso me comparo, me juzgo, me castigo y vuelvo a empezar. Como si ese fuera el antídoto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s