Lo que sea

La vida ha dejado de ser lo que era. No es ninguna novedad. Tampoco lo es la sensación de hartazgo generalizada: queremos volver a ser lo que éramos. Felices, libres, caprichosos. Lo que sea. Pero volver a ser. Cada día que pasa cae como una losa pesada y hace tiempo que llueve (o nieva) sobre mojado. Durante todo el año pasado evité a toda costa este pensamiento pero desde hace unos días cada mañana, al encontrarme con el mundo tal y como es ahora, no puedo evitar preguntarme hasta cuándo va a durar esto.

***

Ayer me di cuenta de que no tengo propósitos para este año. Comencé esbozando un pequeño listado en el que se repetían, como cada comienzo anual, mis malditos talones de Aquiles. Me pregunté si sería más inteligente renunciar a ciertos objetivos que evidentemente no soy capaz de conseguir. Poner el foco en otras cosas, salir de ese círculo de frustración, huir de lo que parece inalcanzable (por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa). Plantearme abandonar me llevó a dejar de lado los propósitos para pedir deseos al aire. Hacía tiempo que no pensaba en lo que quiero de verdad. La resignación y la practicidad a veces desplazan las verdaderas pulsiones. Pero, si no he sido capaz de alcanzar mis objetivos, ¿cómo voy a confiar en que el destino-universo-karma-suerte me regale lo que deseo?


Una respuesta a “Lo que sea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s